martes, 30 de julio de 2013

IWASHIGE TAKASHI





Biodatos >> Nacido en Kagoshima el 31 de diciembre de 1954 y fallecido el 6 de marzo de 2013. En 1970, durante sus estudios superiores, gana el premio al mejor autor novel en el concurso del Jump, que publicará su historia en el número de Año Nuevo de 1971. De todos modos, Iwashige sigue concentrado en sus estudios, y no se dedicará profesionalmente al manga hasta 1978, cuando publica otra galardonada historia ("Forget Snow") en el Big Comic. A partir de 1980 se convierte en asistente de Haruki Etsumi, y al poco tiempo realiza su primera serie oficial, "Bokkemon" para la franquicia Big Comic Spirits, que será un gran éxito y se mantendrá seis años en la revista. En 1988, con motivo de su nueva serie para la misma revista, "Jipangu Boy", cambia su nombre artístico (los kanjis, porque se pronuncia igual). Su obra póstuma es "Tôkyô Flower Day". Otras obras: "Gate of Youth", "Zappera", "Single Flower Day", "Flower Wars" y su secuela, "New Flower Wars"...

"BOKKEMON" IdeaIdeaIdea
ぼっけもん
por Iwashige Takashi.
serializada en el Big Comic Spirits (Shôgakukan). [1980/11] [1983/09/30]
género: comedia.
Esta serie de apariencia autobiográfica caló bastante bien entre los lectores jóvenes de la época, retrata los años universitarios y los primeros trabajos esporádicos de un grupo de compañeros de Kagoshima, y en general su tratamiento es tan acertado que en muchas ocasiones es fácil identificarse con los personajes, cuya fluidez en su interacción y en el retrato de situaciones y lugares comunes está muy bien reflejada, punteado todo ello especialmente por el crispado carácter de su protagonista, que fuma más que un carretero. A esto también ayuda que algunas escenas sigan un flujo secuencial muy personal, casi minimalista, con la personal impronta del autor. Quizá en algunos momentos se le va la mano, estirando en demasía ciertos momentos, aunque poco a poco va puliendo estas carencias, y lo mismo puede decirse del dibujo, que va dinamizándose satisfactoriamente con el paso de los años. Un verdadero canto a la juventud de aquella época.

"NI-BIKI NO BURU" IdeaIdea
("Two Bulls")
二匹のブル
por Iwashige Takashi.
escrita por Setataki Ryû (Kariya Tetsu).
serializada en el Big Comic Spirits (Shôgakukan). [1986/09/29]
género: boxeo.
En esta producción queda bastante patente lo incómodo que se siente Iwashige con un tema que no le atrae, y encima con un guionista impuesto, por muy popular que fuera (al mismo tiempo estaba escribiendo el guión de "Oishinbo" para el mismo semanario). Narra los combates de una joven promesa deportiva, llamado Ryô, quien no sólo se caracteriza por un espíritu noble y limpio, sino también por su astucia en la lona. Es una serie deportiva del montón, que, sin aportar nada nuevo, con otro dibujante mejor preparado, hubiera gozado de mayor prestigio. Pero el dibujante tiene un trazo demasiado personal, por no etiquetarlo de lineal, para adaptarlo a una estructura tan dinámica como la que requiere el subgénero pugilístico, quedando la cosa generalmente a medio gas. Aunque carece del sentido del espectáculo de los grandes clásicos del tema deportivo, falto además de un buen diseño de producción general como respaldo, y en algunas ocasiones se nota algo inmaduro en los diseños, el autor hace todo lo que puede en las escenas movidas, que son su salsa al fin y al cabo. A pesar de todo, el manga cuajó bien y tuvo bastante éxito.

"ZAPPERA" IdeaIdeaIdea
ざっぺら
por Iwashige Takashi.
serializada en el Big Comic Superior (Shôgakukan). [1991/08/01]
género: comedia romántica.
De título intraducible, va sobre un joven ex boxeador que entra a trabajar en un pequeño hotel en el que también se instala el fantasma de su amigo, al que naturalmente sólo nuestro protagonista puede ver y oir. Curiosamente, el espectro no es más que un personaje secundario de la historia, y su aportación a la trama es casi anecdótica. El meollo del argumento son las relaciones de nuestro protagonista con dos chicas del hotel bien diferentes, Matsuge la sensible y modosita, y Yuka, la pizpireta y campechana. Como siempre, el talento de Iwashige se pone de manifiesto en la personalidad de los protagonistas y su interacción entre ellos, con atención a los gestos corporales que reflejan sus sentimientos y estado de ánimo, y que refuerzan la puesta en escena, aparentemente típica de una "sitcom" cualquiera, pero con el valor añadido de una planificación de viñetas muy ágil y estimulada con encuadres muy atractivos. Es un producto casi redondo de patente evolución y maduración con respecto a series anteriores, aunque por desgracia no tuvo su mismo éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario