domingo, 11 de agosto de 2013

HASHIMOTO IWAO




Biodatos >> Nacido en la ciudad de Ube, prefectura de Yamaguchi, el 18 de enero de 1947. Tras graduarse en Letras en la Universidad de J. F. Oberlin de Machida, en 1978 queda finalista en el concurso Akatsuka de mangas de humor, y empieza a publicar tiras humorísticas, siendo su trabajo más famoso "Dotera Cat" para el Big Comic. Otros: "Village School Story", "Blue Jokes Galore", "Ponpoko President", "Little Leisure Chin"...

"SONJUKU MONOGATARI" IdeaIdea
("Village School Story")
村塾物語
por Hashimoto Iwao.
serializada en el Big Comic Spirits (Shôgakukan). [1980/11]
género: comedia.
Un tema algo novedoso para las páginas cómicas de las revistas para adultos, como es el retrato de la escuela de pueblo, costero por cierto. La presunta gracia de la serie reside más en el retrato de los personajes, desde el maestro, que va vestido a la antigua usanza y siempre lleva, demás, colgado a la espalda un bebé, que quizá se refiera a la conciliación de la vida familiar en el trabajo. El alumnado, de primeros cursos de Primaria por lo visto, es un pequeño zoológico de personajes variopintos, donde no faltan el encapuchado champiñonero, la niña mona que siempre va la última, y por supuesto, el espabilado que se las sabe todas, con mentalidad de quinceañero, que es el personaje que da más juego. Los gags son bastante simplones, y en general faltos de sustancia. El dibujo sigue las pautas estandarizadas de este tipo de series y es evidente que el autor aún no ha encontrado "su camino".

"DOTERA NEKO" IdeaIdea
("Dotera Cat")
どてらネコ
por Hashimoto Iwao.
serializada en el Big Comic (Shôgakukan). [1982/04/25] [1986/09/25]
género: comedia.
El personaje más popular del autor es este gato antropomorfo, con indumentaria y pipa a la usanza tradicional y modales de anciano, hasta con bastón, que generalmente parece un testigo de la sociedad japonesa, y en ocasiones incluso le traspasa todo el protagonismo. Con el paso de los años, la serie fue madurando y adquiriendo una planificación muy personal, y también el propio autor dio muestras de madurez creativa, aunque, todo hay que decirlo, sin llegar a traspasar nunca lo meramente artesano de lo destacadamente artístico. Ocasionalmente consigue un buen gag. La serie usa el formato estándar de cuatro paneles, que en principio eran los habituales en vertical. Años después, el autor adopta el formato occidental, de tiras horizontales, y sus gags y recursos humorísticos son más personales y atractivos. Destacan especialmente los finales tipo "nos mató" con el personaje sorprendido salido de la viñeta cayendo rígido cabeza abajo como un wibol a punto de chocar con el suelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario