viernes, 16 de agosto de 2013

KATSUKI KAZUYOSHI




Biodatos >> Nacido el 10 de enero de 1956 en la prefectura de Ishikawa. A los 18 años debuta en el Jump con la historia "Cute Gambler". Tras una temporada en Shûeisha sin lograr ninguna serie trascendente, prueba fortuna en la nueva revista Coro Coro Comic de su rival Shôgakukan, donde, a partir de 1980, publicará su obra más famosa, "Gold Medalman", que además generó varias secuelas. Unos años después decide abandonar el manga para trabajar en mercados financieros y más tarde creando su propia empresa no relacionada con el mundillo.

"KAITÔ OSHARE DORO" IdeaIdea
("Mysterious Thief Stylish Mud")
怪盗おしゃれドロ
por Katsuki Kazuyoshi.
serializada en el Gekkan Shônen Jump (Shüeisha). [1978/05]
género: comedia.
Una de las series intrascendentes que realizó el autor antes de dar con la fórmula que le dio la fama. El protagonista es un audaz chaval de poderes mágicos, que actúa de noche, vestido de etiqueta y con capa de vampiro, acompañado por un gato antropomorfo que lleva el mismo traje, y que se dedica a desfacer entuertos en la ciudad, poniendo la vista sobre las personas más necesitadas de su ayuda y utilizando para sus fines trucos de magica, estrategias de ladrón de guante blanco y, si todo eso falla, la fuerza bruta. La moralina hace su aparición al final de cada historia, cuando lo ideal sería que las tornas se volvieran contra el protagonista. El dibujo es simple y falto de estilo, con una escenificación demasiado plana, y por lo general sin sacar provecho alguno de las posibilidades que le ofrece la historia. Aunque llevaba ya diez años en el medio, Katsuki se revela aún algo verde para acometer algo de cierta relevancia.

"KIN MEDARUMAN" IdeaIdea
("Gold Medal-Man")
金メダルマン
por Katsuki Kazuyoshi.
serializada en el Coro Coro Comic (Shôgakukan). [1981/10]
género: comedia.
El personaje más exitoso del autor y uno de los más importantes de la primera etapa del Coro Coro (sin contar los de Fujiko-Fujio, claro) era en realidad una especie de "chico para todo" que durante unos cuatro años parodió las series de héroes más exitosas del momento, de diversos géneros, aunque sus puntos álgidos fueron el deportivo y los super-heroes motorizados tipo "Masked Rider", que en aquella época (y esta también) eran la delicia de la chiquillería. Como indica su nombre, su protagonista es un medallista olímpico (siempre lleva colgando la medalla que ganó) que ha decidido usar su talento en pro del bien y la justicia, aunque la verdad es que actúa guiado más por la codicia y la vanidad que por otra cosa. Se burla de las desgracias ajenas y además no admite competencia. Lo peor de todo es que utiliza los trucos más escatológicos para salir de los apuros, donde no faltan las ventosidades y los excrementos. Tampoco le faltan sus compañeros de aventuras que son casi tan negativos como él. El humor general es bastante infantilón y no rebasa la frontera de la distorsión chabacana, aunque hay que reconocer que algunos gags están muy logrados. El diseño es simpático dentro de los estándares "kodomo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario