sábado, 16 de agosto de 2014

MAFUNE KAZUO




Biodatos >> Nacido el 24 de agosto de 1964 en Minamiashigara, prefectura de Kanagawa. Dibuja desde sus días escolares, y tras su graduación, ejerce de asistente de mangakas mientras prueba suerte en concursos de manga. Gana uno en Kôdansha y la editorial lo hace debutar oficialmente dentro de su revista Fresh Magazine en 1984 con la historia "He's in the Best Condition". En 1988 logra su gran éxito, "Super Doctor K", que luego cambiará su título por el de "Doctor K" a secas; la serie se mantuvo en publicación durante diez años en el Shônen Magazine. Otros trabajos: "K2", "Ultraman 0", "Thunder God (Rising)", "Jump, Junjirô!", "Baseball: Man of Legend", etc.

"SUUPAA DOKUTAA KEE" IdeaIdeaIdea
("Super Doctor K")
スーパードクターK
por Mafune Kazuo.
asistente: Nakahara Tohoru.
serializada en el Shûkan Shônen Magazine (Kôdansha). [1989/10/18] [1992/10/28]
género: médica.
Esta serie es la más larga en la carrera de su autor, y como todas las de esta envergadura atravesó con los años diversas etapas y profundos cambios. El misterioso doctor "K" del título viste una llamativa capa propia de un super-héroe, y ciertamente es un personaje fuera de lo común, en su aspecto y en su oficio, ya que es uno de los mejores cirujanos del mundo, y también de los más "cachas". Para él su trabajo es más importante que su propia vida. Constantemente se sacrifica hasta el límite de sus fuerzas para salvar la vida de sus pacientes dando lecciones de moral a todos, y a los lectores además nos obsequia con paneles explicativos aparte que esquematizan sus intervenciones quirúrgicas. En este aspecto nos recuerda un poco al "Black Jack" de Tezuka. Pero la historia también atañe al resto de personajes del hospital donde trabaja, el director, el jefe del departamento, la enfermera, etc., dándole un toque un poco más "coral". De hecho, la en ocasiones exagerada intensidad dramática de los episodios (divididos según cada caso) nos recuerdan a los culebrones televisivos norteamericanos matinales de hospitales generales. Aunque Mafune todavía no está al cien por cien, el autor pone gran lujo de detalles en sus dibujos, muy cuidados y puntillosos, perfectamente adecuados al espíritu educativo que pretende.

No hay comentarios:

Publicar un comentario