martes, 4 de agosto de 2009

ISHIKAWA SABURÔ



Biodatos >> Nacido en la ciudad de Sapporo (Hokkaido) el 18 de enero de 1953. Debuta en 1970 para el Shônen Jump, para cuya editorial trabajará casi exclusivamente hasta la década de los 90. Empieza a llamar la atención en 1974 con la mini-serie “School Friend”, hasta que en 1978 crea su serie más popular, “Tracker Story”, a la que seguirán la también exitosa “Earth Dragon North” (1981) y “Wind Whirls” (1986), ambas para el Young Jump. Otras obras: “Green Flame”, “Wild Plain of the Mother”, “Higher Than Heaven”, “Gold and Silver Fighter Legend”, “Month and Day”, “Yuki no Iro” (2001), “60th Birthday of the Rookie” (2002) y “Comic Rebellion” (2004).

“KEISATSUKEN MONOGATARI” IdeaIdeaIdea
(“Tracker Story”)
警察犬物語
por Ishikawa Saburô.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1978/12/11]
Género: policíaca

Los protagonistas son el joven policía Ameno, su perro Lekku (o Rex) y su cachorro Arufu (o Arf) y todos parecen demasiado jóvenes para sus personajes. Ameno es un experto adiestrador de perros policía, de esos que se encargan de buscar personas desaparecidas en el monte o bajo los escombros de un terremoto o husmean los equipajes en los aeropuertos. Entre él y sus perros hay fuertes lazos afectivos, por lo que los mejores momentos, en los que Ishikawa mete buena baza, muestran la humana complicidad entre amo y animal; cuando casi roza la sensibleria se distancia lo suficiente con salidas jocosas para no dejar ver demasiado el plumero, lo cual siempre se agradece. Dejando ésto a un lado, la calidad de los guiones y el dibujo es totalmente standard. Su realización es absolutamente correcta pero no llega a entusiasmar.

"KITA NO MOGURA" IdeaIdeaIdea
("Mogura's North")
北の土龍
por Ishikawa Saburô.
serializada en el Shûkan Young Jump (Shûeisha). [1982/07/15]
género: pintura.   
Interesante, pero excesivamente irregular, serie del género "artístico" con joven protagonista dotado y con la ilusión del novato y el espíritu todavía limpio, a cuya historia se le añade también la consabida contrafigura de otro pintor, ya prestigioso, que ha caído en la comercialidad y que va a encontrar en nuestro protagonista, Domoto, un estímulo para reconducir su carrera. La meta es un concurso de pintura muy bien dotado en el que van a participar grandes pintores. El argumento no es especialmente novedoso y los tiempos muertos, correspondientes por ejemplo a las crisis de Domoto, que mezclan elementos cómicos y dramáticos, no están satisfactoriamente gestionados. Por otro lado, el autor sabe jugar con los elementos "pictóricos" que le proporciona la historia para ofrecer buenas escenas paisajísticas gracias a su equipo de asistentes. Este punto es quizás lo más destacable del manga, a lo que hay que añadir el contraste de ambientes entre el pintor renombrado y el novel que tiene que para subsistir tiene que trabajar a tiempo parcial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario