martes, 4 de agosto de 2009

KONTARÔ



Biodatos >> Nacido el 11 de diciembre de 1951 en la prefectura de Hyogo. Durante su asistencia a las clases de Farmacia de la Universidad de Okayama en 1971, empieza a colaborar en el mensual Com, pero no es hasta 1973, durante su asistencia a la Universidad de Chiba, que debuta oficialmente, para el Shônen Sunday. Su primera idea es dedicarse al género de lucha libre pero finalmente opta por la comedia. Al año siguiente empieza a llamar la atención con “Day of the Teacher”, para el Shônen Jump, para cuya editorial realiza sus trabajos más importantes, comenzando con “The Father Returns!” (1975), al que seguirían “1 2 Ahho” (1976-78), “Loose! Loose!” (1978-79), “Blue Sky of Tôkyô” (1980), “Little Hajime” (1980-85), “Mad Caravan” (1981), “Professional Wrestling Demon” (1984), entre otras. A partir de 2000 empieza a firmar nuevas versiones de sus mayores éxitos, “New 1 2 Ahho” y “Little Hajime”.

“RUUZU! RUUZU!!” IdeaIdeaIdea
(“Loose! Loose!!”)
ルーズ!ルーズ!!
por Kontarô.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1978/12/11]
Género: comedia desenfrenada

El título original tiene toda la pinta de ser una especie de juego de palabras entre el japonés y el inglés y no he sabido traducirlo.
Las aventuras del estrafalario protagonista de esta serie son realmente tan difíciles de seguir por su locura que con toda franqueza admito que no he podido entender ni papa. Estoy completamente perdido. Además aparecen unos comparsas extrañísimos que no sé ni de dónde salen ni cual el grado de su implicación en la trama.

“ISSHO KENMEI HAJIME-KUN” IdeaIdeaIdea
(“Little Hajime Does His Best”)
いっしょけんめいハジメくん
por Kontarô.
serializada en el Shûkan Young Jump (Shûeisha). [1981/01/15]
Género: comedia oficina

Hajime es un jovencillo oficinista de una gris empresa cuyos “fallos de novato” traen de cabeza al jefe. Típica muestra del género “salary-man”; destaca únicamente por la ocurrencia de presentar al personaje protagonista con un diseño más infantil para acentuar su tremenda ingenuidad y al mismo tiempo atraer la simpatía del lector. La relación entre Hajime y los personajes que le rodean está representada con bastante habilidad y con un humor más suave que el que nos tiene acostumbrados Kontarô, lo que favorece también la identificación de los lectores. Hay que reconocer que estos detalles han sido muy bien cuidados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario