martes, 4 de agosto de 2009

MATSUMORI TADASHI



Biodatos >> Nacido en la prefectura de Hiroshima el 22 de abril de 1947. Tras de ejercer de asistente en el “Staff” de Satô Masaaki, debuta oficialmente en 1968, especializándose en revistas para adultos. Su estilo es pulcrísimo. Tras el éxito de “Hell Judgement” en 1970 colabora activamente con el Studio Ship, y con su “jefe” Koike Kazuo realizará grandes trabajos: “Rika of Thursday”, “Fist God”, “Katakoi Saburô”... A mediados de los 70 dos de sus comics son convertidos en film: “Female”, escrita por Kakinuma Hiroshi, en 1974 y “Tama Wari Nin Yuki” escrita por Miki Kôsuke, en 1975-76. Otras obras: “Street Corner Story”, “Omega”, “The Man of the 18th Floor”, “Legend of Love”, “Angel”, “The Dangerous Flight”, “Invitation to Fear”, “Shinjuku 25 O'Clock”, “Last Day of the Earth”, “Bad Blood”, “Requiem of Rose”, “Smiling Angel”, “Female Case Report X”, “Romance of Evening Sun”, “Ghost Train”, “Live! Machine”, “Route Zero”, “Lady Glass”, “South Alaskan Ocean Current”...

“KIKEN NAHIKÔ” IdeaIdeaIdeaIdea
(“The Dangerous Flight”)
危険な飛行
por Matsumori Tadashi.
escrita por Hayashi Norio.
serializada en el Big Comic Original (Shôgakukan). [1979/02/20]
Género: aventuras

Una serie de lucimiento para el Matsumori y sus muchachos, donde aparecen todo tipo de diseños mecánicos, desde automóviles clásicos a portaaviones, cuidados hasta el milímetro, como uno se espera siempre del milimétrico dibujante. Su protagonista es un joven piloto de pequeños aparatos que lo mismo se atreve con un “caza” japonés de la II Guerra Mundial que con un helicóptero. Pese a todo lo expuesto, sus episodios, de talante autoconclusivo, se centran también en los conflictos personales (y en ocasiones incluso en los del propio protagonista) de los clientes que alquilan su aparato. Estas dos tendencias principales se superponen constantemente a lo largo de toda la historia, en ocasiones no demasiado bien mezcladas, pero el conjunto es agradable y atractivo. Su único pecado: al tratarse de historias independientes, el guionista debe ingeniárselas para conjugar todos los elementos comentados en pocas páginas, de modo que se ve obligado a “resumir” determinadas secuencias para hacer avanzar la trama y esto hace que el conjunto pierda gran fluidez. Una auténtica acrobacia aérea que no siempre termina bien resuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario