martes, 4 de agosto de 2009

MINEGISHI TÔRU



Biodatos >> Nacido en 1951 en la prefectura de Akita. Debut en 1969. Enorme talento para deportes de combate. Extensa producción, especialmente para revistas juveniles. Destacan: “Cheap Holiday House”, “Detective Great Power” “Idol K”, “Neck of the Dog”, “Fang of Life”, “Human Life Superexpress”, “Karate Sangokushi”, “Most Intense Fight!”, “Swatch”, “Execution Ball Park”, “Junk Glass”, “Magnificent Bandit”, “Major League Roaring Hymn”, “Star League: Superstar Story”, “Hyena Boy”, “Hacker”, “Fire Shot”, “Bun Bun”, “Whirlwind of Mat”, “Dragon of the Labyrinth”, “Darkness Hunt Detective”, “Villain Blues”...

“SUBARASHIKI BANDEITTSU” IdeaIdeaIdeaIdea
("Magnificent Bandits")
素晴らしきバンディッツ
por Minegishi Tôru.
escrita por Fumimura Shô.
serializada en el Shûkan Shônen Magazine (Kôdansha). [1979/09/09]
Género: béisbol

El dibujo ágil de Minegishi al servicio de un experto guionista hicieron de esta serie una de las más famosas del autor. Otra vez el protagonista es un joven jugador dotado y ejemplar, cuyo rasgo distintivo son precisamente sus contrincantes, que suelen ser mucho más brillantes que él y además físicamente más atractivos y todo, en especial uno que ha logrado eclipsarlo y además está a punto de birlarle la novia además de la copa. Un curioso giro en los códigos del género para dotarlo de un sabor novedoso que logró un merecido éxito entre los aficionados, punteado por un dibujante en plena racha creativa.

“ABARE! HAYABUSA” IdeaIdea
("Go Wild! Peregrine Falcon")
あばれ!隼
por Minegishi Tôru.
escrita por (lo estoy averiguando)
serializada en el Gekkan Coro Coro Comic (Shôgakukan). [1981/10]
Género: béisbol

Un trabajito más bien decepcionante a todos los niveles, aunque no debemos culpar a bueno de Minegishi, sino a las circunstancias: por de pronto se serializa en un mensuario infantil de estándar A5, por lo que el autor se ve obligado a reducir la calidad del dibujo y los detalles ambientales, dejando en el lector un regusto a cartón-piedra que hace que se distancie insconscientemente del producto; para acabarlo de rematar el guión es excesivamente simplón para ser soportado, echando mano de los estereotipos más trillados del género sin tener la más mínima condescencia por revertirlos o enguiñonarlos, para desesperación del aficionado. Un festival de despropósitos que ni el buen quehacer del dibujante puede levantar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario