martes, 4 de agosto de 2009

MORIMURA SHIN



Biodatos >> Nacido en la prefectura de Akita el 6 de diciembre de 1958. Convertido en “ronin” universitario, decide dedicarse al comic y envia numerosos trabajos a diversas editoriales, hasta que debuta en la década de los 80 en el semanario Morning con la serie “Banzai Highway”. Destacan además “Aishiteru” (su primer gran éxito), “Adam's Late Hair”, “Flower in Your Heart!”, “Armagedon”, “Possibly Virgin”, “Paradise” y “Powerful”.

"BANZAI HAIUEI" IdeaIdeaIdea
("Banzai Highway")
万歳ハイウェイ
por Osamu & Morimura Shin. 
serializada en el Shûkan Comic Morning (Kôdansha). [1987/07/16]
género: comedia motociclismo.
Este simpático producto representó el exitoso debut de Morimura. Parte de una base sencilla y sin grandes pretensiones, y sin embargo captó la estimación de los lectores. Su protagonista es un sencillo hombre de mediana edad, con pinta de oficinista, que tiene dos grandes pasiones: las motocicletas y las mujeres. Tiene un pequeño taller con un chaparro empleado de perenne aspecto perplejo con el que se dedica a hacer reparaciones y planear sus trucajes. Como es un auténtico "manitas", de la noche a la mañana es campaz de convertir una pequeña Vespa en una especie de Harley-Davidson de andar por casa. Generalmente sus proyectos no llegan muy lejos pero son muy vistosos. Lo importante es que, gracias a sus brillantes ideas y a su tesón, logra atraer a las mujeres y consigue algún que otro revolcón, pero a pesar de todo sigue siendo un auténtico perdedor. El tono general de la adaptación gráfica es muy agradable y con un conseguido paisaje urbano, teniendo los personajes un adecuado diseño tan simpático con la propia obra. A pesar de sus carencias, en conjunto es un trabajo bastante conseguido.   

“AISHITERU” IdeaIdeaIdea
(“I Love You”)
あいしてる
por Morimura Shin.
serializada en el Shûkan Comic Morning (Kôdansha). [1992/04/30]
Género: boxeo

Un nuevo gran éxito de su autor, ahora dentro del subgénero deportivo, mezclado con una trama romántica bastante agradable, de ahí el juego de palabras del título original, intraducible al castellano. Si bien dentro del ámbito pugilístico su sempiterna trama no resiste comparaciones con los clásicos del género (con el que el autor parece encontrarse muy a gusto, a juzgar por su posterior serie “Paradise”) y su dibujo no pasa de correcto, hay que reconocer el interés que ofrece el estilo gráfico usado para captar los movimientos de los contendientes en pleno combate, con unas ingeniosas y sencillas lineas cinéticas que dan la sensación de giros y golpes rápidos, dotando de gran agilidad a estas escenas, que ni qué decir tiene son lo mejorcito de la función.



No hay comentarios:

Publicar un comentario