martes, 4 de agosto de 2009

NAKAJIMA NORIHIRO



Biodatos >> Nacido en 1950 en la ciudad de Kagoshima, empezó a despuntar en 1972 currando para el Shônen Jump de Shûeisha, editorial que publicó sus mayores éxitos, como “Astro Club”, llevada a la pantalla en 2005. Otras series: “Violence Super Express” (1979), “Wing of Condor”, “Legend of Super Sengoku” (1984), “Roaming Chivalry”(1980) ...

“ASUTORO KYÛDAN” IdeaIdeaIdea
(“Astro Club”)
アストロ球団
por Nakajima Norihiro.
escrita por Tôsaki Shirô.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1973/11/19]
Género: béisbol

Esta serie fue sin duda alguna el mayor éxito en la carrera de Nakajima. La protagonizan un equipo de beisbolistas entre los que destacan tres melenudos y un tío que hace como cuatro metros de altura. Shirô, el guionista, le ha metido a la historia unas buenas dosis de drama tremebundo que llegan a tumbar de espaldas. En un episodio desgracian a uno de los melenudos del Asutoro de un pelotazo que hasta el rompe el casco. Me parece que lo han matao, situación que aprovecha Tôsaki para hacer una puesta en escena en plan tragedia griega, pero que a la postre acaba saliéndole como esos ridículos dramones de Bollywood. Sólo les falta cantar. El dibujo de Nakajima conjuga imágenes a “cámara lenta”, “travellings”, escorzos y demás recursos, que algunas veces funcionan admirablemente bien y otras... no.
Con treinta años de retraso, en 2005, se rodó una exitosa serie de TV de imagen real basada en este manga, dirigida por Imai Kazuhisa y Maihara Kenzô, y protagonizada por Hayashi Tsuyoshi, Abe Ryohei, Seki Yasuaki y Chiba Shin'ichi.

“ASATARÔ DEN” IdeaIdeaIdeaIdea
(“Legend of Asatarô”)
朝太郎伝
por Nakajima Norihiro.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1977/06/20] [1978/12/11]
Género: bandas escolares

Creo que el título es un guiño a “Astro Club”, con la que no guarda ninguna relación. Es uno de los primeros proyectos del propio dibujante, al que la editorial dió carta blanca tras el éxito de aquélla. Asatarô y sus amigos se enfrentan a una banda de estudiantes de grado superior que se dedican a hacer y deshacer a sus anchas en una pequeña ciudad costera. Lo mejor de la función es la extrema violencia que se gastan ambas facciones, los malos armados con rifles de caza y los buenos con katanas y cartuchos de dinamita... El estilo de Nakajima no es tan inspirado (ni afortunadamente tampoco tan afectado) como otras veces, pero cumple sobradamente las expectativas.

"BAIORENSU TOKKYÛ" IdeaIdeaIdea
("Violence Express")
バイオレンス特急
por Nakajima Norihiro.
serializada en el Gekkan Shônen Jump (Shûeisha). [1978/05]
género: policíaca. 
Esta intentona de Nakajima de realizar un producto criminal estándar jugando con los cánones estilísticos de la época se saldó con un gran éxito pero en conjunto es un trabajo insatisfactorio a todos los niveles. Una vez más, el modelo a copiar es el famoso Dirty Harry cinematográfico que por aquellas fechas estaba causando auténtico furor entre los jóvenes nipones. Su protagonista es una especie de agente especial de pinta macarrona, vistiendo ocasionalmente de cuero negro y armado con un auténtico pistolón; sus misiones rebasan los parámetros estrictamente policiales para rozar el fantástico y también para centrarse plenamente en la acción propiamente dicha, que es exactamente lo que buscan los fans de estos productos. Se acompaña también de un brioso ayudante de pinta más tradicional nipona y costumbres y vicios más bajos que le cubre habitualmente las espaldas. Como rasgo distintivo a otras series del mismo palo, añadir que los episodios no son autoconclusivos, sino que siguen la fórmula del "continuará". Como es habitual con Nakajima, la exageración de las escenas y su plasmación gráfica en busca del impacto fácil roza el ridículo flagrante, y además el autor se revela algo torpe en su secuenciación.

"KARAKUCHI PEPAAMINTO" IdeaIdeaIdeaIdea
("Bitter Peppermint")
辛口ペパーミント
por Nakajima Norihiro.
serializada en el Big Comic Spirits (Shôgakukan). [1983/09/30]
género: comedia.
Inspirado anecdotario sobre las relaciones entre un niño y su joven padre. Es un retrato sociológico de primera categoría que sabe jugar con gran maestría con los resortes narrativos para reforzar su contenido y darle un logrado realismo, entre la complicidad y la introspección. Las historias están escenificadas a través de la perspectiva del hijo, que parece de primeros cursos de Primaria, al que aparentemente vemos en un segundo término, muchas veces incluso ajeno a lo que está pasando, pero en realidad comprobamos que no es así, y que inconscientemente el chaval está absorbiendo cuanto le ocurre a su padre, al que admira, aunque también reconoce sus limitaciones. Las tradiciones y las reglas sociales juegan una importante baza en estas relaciones padre-hijo. El dibujo es simpático y agradable, como exige este tipo de historias, y el autor ha sabido frenar y redirigir su talento para la exageración para no malograr el conjunto. Curiosamente, la serie no tuvo el éxito esperado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario