sábado, 26 de noviembre de 2011

ABE YURIKO



Biodatos >> Nacida en Tôkyô un 24 de diciembre. Debuta como ilustradora en 1971, pero tras unos años, el editor del Nakayoshi le propone que haga un personaje para la revista. Así nace la longeva serie "Wankorobee" en 1975, que se convertirá en el único éxito de la autora y será llevado a la animación en 1996.

"WANKOROBEE" IdeaIdea
わんころべえ

por Abe Yuriko.
serializada en el Nakayoshi (Kôdansha). [1979/10] [1983/12]
género: comedia.
Se trata de una de las series más largas de la historia de los mangas para chavalas, con más de 30 años en publicación, aunque hay que aclarar que con un poco de "trampa", porque sólo tiene dos páginas y aparece una vez al mes, así que para completar un volumen recopilatorio estándar, necesita más de diez años... Es la típica serie cómica de cuatro paneles protagonizada por la mascota-logotipo de la revista, una especie de tigre de peluche (o algo así, ya que el diseño es tan primario que se hace imposible la identificación) y sus amiguitos, también de difícil identificación. La única diferencia perceptible en las formas es que los textos de los globos son horizontales, mientras que las viñetas siguen la tradicional estructura vertical. Por lo demás, no difiere en absoluto, tanto por los diseños, como por la blancura de los gags, del resto de series de este tipo, y naturalmente no destaca por encima de ninguna de ellas.
En 1996 Mochizuki Tomomi, Shibayama Tsutomu y Yamada Michishiro realizaron una serie de animación basada en el personaje.

"IJI IJI FUREKKURU" IdeaIdea
("Timid Freckle")
いじいじフレックル

por Abe Yuriko.
serializada en el Bessatsu Shôjo Friend (Kôdansha). [1980/04]
género: comedia.
Ni más ni menos que un intento de repetir el éxito de la serie anterior con una fórmula casi calcada, intento que se saldó con el más miserable de los desprecios, siendo cancelada sin llegar a poder despegar. En ciertos aspectos, es más interesante que "Wankorobee". Por de pronto, tiene una estructura más libre, en lugar de verse atrapada en los encorsetados gags de cuatro paneles, aunque, eso sí, sigue comprimida en episodios de dos páginas y serialización mensual. Esta vez el protagonista no es la mascota, sino un simpático y pecoso niño pequeño llamado Freckle (siempre tocado con una gorra con la "F" como mayor rasgo distintivo físico) cuyos amigos sí son mascotas de aspecto animal antropomorfo, estando uno de ellos (una gatita presumiblemente) enamorada del niño, lo que provoca los celos de su compañero, que intenta recuperar su aprecio con trucos baratos con resultados inversos. A pesar de todo, la gracia del invento es muy limitada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario