domingo, 11 de julio de 2010

MOTOMIYA HIROSHI



Biodatos >> Nació el 25 de junio de 1947 en la ciudad de Chiba. Abandona su carrera en la escuela superior de Urawa en Saitama para alistarse en las Fuerzas Aéreas, pero es rechazado por problemas coronarios, así que decide dedicarse a su segunda pasión, el manga, debutando en el mercado de alquiler con "Distant Island Shadow" en 1965. Un golpe de suerte tiene lugar en 1968 cuando la serie "Boys' Gang Boss", que publicaba el Shônen Jump, tiene un éxito inesperado hasta el punto de ser llevado al cine y la TV a partir del año siguiente. En 1973 expande su producción al mercado adulto con "Thunder Spring" y "My Sky" en el semanario Play Boy, que también tendrán su adaptación al cine, que se verán confirmadas en 1979 con "Man Tree" para el Big Comic, llevada a la animación a partir de 1990. A principios de los 80 compagina su carrera con la de escritor. En 1994 crea su serie más famosa en Occidente, "Salaryman Kintarô", que también tendrá su adaptación a la pantalla, y en 2004 su trabajo más polémico, "The Country Is Burning". Otras obras, muchas de ellas también adaptadas al cine y la TV, son "Don", "Stalwart Ginjirô", "Man of Silver" y un largo etcétera.
Está casado con la mangaka Morita Jun.
Para saber más: http://users.skynet.be/mangaguide/mangap.html

"OTOKO IPPIKI GAKI DAISHÔ" IdeaIdea
("Boys' Gang Boss")
男一匹ガキ大将
por Motomiya Hiroshi.
serializada en el [Shûkan] Shônen Jump (Shûeisha). [1969/09/08] [1971/11/15]
género: bandas escolares.
El éxito sorpresa de la temporada fue esta serie que casi se puede decir que inauguró el género, al menos en su formato juvenil, a finales de los 60. Tuvo tal popularidad que casi todas las revistas de la competencia sacaron su propia versión, algunas incluso de mejor calidad, pero ninguna llegó a calar tan profundo como la del "Jump". Sin embargo, la fórmula no nació instantáneamente. La primera parte del manga tiene una estructura simple de anecdotario escolar, mucha comedia y algún casto romance entre el protagonista (el joven Togawa Mankichi) y una compañera de clase. Con el paso del tiempo se van formando facciones y Togawa forma la propia, bien secundado por un grupo de fieles incondicionales, entre los que destaca un compañero tuerto, otro con pinta de bohemio que pone las gracias y otro grandullón con aspecto de leñador a la antigua usanza. Los combates entre facciones y finalmente contra ejércitos policiales se van superando hasta el punto de intervenir acorazados y aviones de pasajeros armados con bombas. Llega un momento en que uno no sabe si está ante estudiantes armados o en plena II Guerra Mundial. También el dibujo de Motomiya presenta una involución de calidad cada vez más acusada.
Hay dos adaptaciones de este manga, primero en forma de serie de animación (1969-70) dirigida por Wakabayashi Tadao y Tomino Yoshiyuki y la voz de Tomiyama Kei como Togawa, y luego un largometraje en imagen real de 1971, realizado por Murano Tetsurô y con Sakai Osamu como Togawa y Harukawa Masumi.

"KANTARÔ MONOGATARI" IdeaIdeaIdea
("Kantarô's Story")
かん太郎物語
por Motomiya Hiroshi.
serializada en el Shûkan Shônen Sunday (Shôgakukan). [1973/09/10]
género: drama.
Interesante aunque insuficiente serie juvenil sobre un chaval criado en un barrio de chabolas en las afueras de la ciudad, falto del cariño de familiares y que se ve obligado a utilizar la fuerza bruta para salir adelante. Físicamente se parece al protagonista de "Big Lie Generation", manga que estaba publicando Motomiya al mismo tiempo en la revista de la competencia Shônen Jump, así que en cierto modo podría interpretarse como una precuela del mencionado, pero por estos azares de la vida este trabajo no tuvo calado y fue suspendido al poco de empezar su serialización, mientras que la otra gozó de un gran éxito y aguantó en candelero varios años. Aunque las desventuras de Kantarô no son tampoco ninguna maravilla, es una historia de mayor interés tanto por su sencillo argumento como por su atención a los detalles cotidianos, así como por un dibujo algo más atendido y no esos monigotes que parecen realizados a toda prisa, y que eran la marca de la casa en aquella época con este autor. Injusticias de la vida.

"ÔBARA ICHI-DAI" IdeaIdea
("Big Lie Generation")
大ぼら一代
por Motomiya Hiroshi.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1973/11/19]
género: bandas escolares.
Un intento de Motomiya de reverdecer el éxito de "Boys' Gang Boss" con una serie parecida pero con una vuelta de tuerca para que no se note tanto. También tuvo un gran suceso, pero no llegó a repetir el pleno de la anterior. Básicamente es el mismo tema de siempre, con unos clichés ya tan relamidos que no llega a atraer nuestro interés, pero además su gran problema es que el dibujo está hecho sin pulido, con unos diseños algo torponcetes y esa manía del autor de entintar en basto. Los personajes exageran sus poses tanto en los momentos de acción (algo hasta cierto punto perdonable) como en los diálogos, así que uno nunca acaba de saber si está ante un momento climático o simplemente paródico. Un trabajo falto de interés.

"SAWAYAKA MANTARÔ" IdeaIdeaIdea
("Fresh Mantarô")
さわやか万太郎
por Motomiya Hiroshi & Megumi.
serializado en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1978/12/11]
género: deportiva
Cuando el género de las bandas de instituto daba sus últimos coletazos, Motomiya se apuntó otro gran tanto comercial con esta serie sobre un joven llamado Mantarô cuya meta consiste en triunfar en todas las disciplinas deportivas posibles. La base argumental es muy parecida a la de "Harris Wind" de Chiba Tetsuya, pero con la variante de que aquí su estrella deportiva es un joven de unos 17 años, constitución atlética y guiado más bien por principios altruistas y nobles, cuando no patrióticos (suele llevar una cinta con al bandera nipona en la frente). El dibujante toma partido por la exageración y el enfatismo, muy en consonancia con las obras que lo encumbraron, pero afortunadamente se pone unos límites en la frontera del ridículo, aunque hay algunas salidas de tono que no acaban de cocer. Un argumento un poco más elaborado, docenas de curiosos personajes a su alrededor (no siempre valiosos) y un dibujo algo más cuidado gracias a un buen equipo de ayudantes levantan un poco más el conjunto por encima de las anteriores obras del autor.

"OTOKOGI" IdeaIdeaIdea
("Man Tree")
男樹
por Motomiya Hiroshi.
serializada en el Big Comic (Shôgakukan). [1979/02/10]
género: yakuza.
El primer éxito "en diferido" de Motomiya, que en su momento fue una serie del montón de no muy larga duración y años después se convirtió en objeto de culto, fue llevado a la pantalla y además tuvo varias secuelas. Es una historia bastante sencillota sobre Murata, el joven hijo de una familia mafiosa, que todavía va al instituto como un chaval más, pero ya apunta maneras. Todos los clichés sobre la yakuza están aquí a la orden del día, solo que con el catalizador de que el protagonista es un adolescente de temperamento caliente y un lado muy humano y no un trajeado treintañero hierático de mente fría y calculadora. El resto es casi calcado: la ascensión en el negocio, el típico rival poderoso al que hay que enfrentarse tarde o temprano, etc. El tosco trazo de Motomiya casa mejor con este tipo de historias, donde hay crudeza y sacrificio humano, y a esto hay que añadir un buen equipo de asistentes en el diseño de producción, que ocasionalmente logra escenas redondas. Hasta Motomiya parece más inspirado de lo habitual en la disposición del argumento que de costumbre, con algunos momentos muy logrados.
Yamasaki Osamu y Suda Masami dirigieron una versión en videoanimación en 1990, con Murata doblado por Ikeda Shûichi.  

"ORE NO ONNA-TACHI" IdeaIdeaIdea
("My Women")
俺の女たち
por Motomiya Hiroshi.
serializada en el Big Comic Spirits (Shôgakukan). [1980/11] 
género: drama.
Con una ambientación histórica (la acción se inicia a finales de la década de 1920) bastante más cuidada que de costumbre y una puesta en escena más sosegada de lo que nos tiene acostumbrados el autor (si bien no nos libramos de los habituales combates entre bandas juveniles), se nos narra la juventud de Tôdô Hiyôkichi, el hijo de un importante noble de la zona, que en lugar de aprender buenos modales para convertirse en un futuro aristócrata de provecho, se dedica a divertirse con la plebe y viste como un pobre. De todos modos, la serie se centra más en sus aventuras amorosas. Es realmente curioso que, siendo un autor de estilo tan basto, en las escenas subidas de tono propiamente dichas se nos muestre bastante comedido, con cierto tacto, dentro de lo que cabe, claro, e incluso se permita un tono de humor algo infantil, sin duda deudor de su "etapa Jump". Es un trabajo interesante cuanto menos, en el que se demuestra que cuando el autor estaba inspirado, también podía hacer cosas de cierto calado.

"YAMAZAKI GINJIRÔ" IdeaIdeaIdea
山崎銀次郎
por Motomiya Hiroshi & Shinsengumi.
serializada en el Shûkan Shônen Jump (Shûeisha). [1980/12/15]
género: deportiva.
Sobre un joven y carismático líder de instituto, representante del mismo en torneos de atletismo donde brilla como los chorros del oro, lo que no impide que bajo su aparente sobriedad y seriedad en público, se pueda entrever de vez en cuando su faceta payasa en privado. Como se puede apreciar, se trata más o menos de una serie "calco" de su "Fresh Mantarô", que se había publicado poco antes en el mismo semanario. Como es habitual, el dibujo de Motomiya, que no es ninguna maravilla, ha sido mejorado y dinamizado por un estudio especializado, contratado por la revista, que se hace llamar "Shinsengumi", pero escrito con un kanji distinto. El caso es que estos asistentes logran embellecer el trabajo del autor y uno sospecha que todavía podrían haberlo mejorado más si les hubieran dado más cancha, ya que algunos diseños de personajes secundarios todavía llevan la marca de Motomiya y terminan por estropear el conjunto de una manera u otra.
En 1991 Ishiguro Kôichi y Takeda Kazuya dirigieron una versión en videoanimación, con Yamazaki doblado por Yamaguchi Kappei.  

"ORE NO SORA - KEIJI HEN" IdeaIdeaIdea
("My Sky - Criminal Chapter")
俺の空 刑事編 
por Motomiya Hiroshi & Chuurippu-Gumi.
serializada en el Young Jump (Shûeisha). [1980/08/07]
género: bandas escolares. 
Tras el éxito impresionante del manga original de la serie, publicado en una revista generalista para adultos, Motomiya realizó diversos "spin-off" o secuelas de la historia que presentaban argumentos más o menos paralelos y en las que se remodelaba un poco la fórmula, para adaptarla al tipo de lector de cada revista. La que nos ocupa también tuvo bastante éxito y contó con varias adaptaciones a la pantalla. Su joven protagonista, Ippei, resulta ser sobrino del personaje principal de la primera parte, Yasuda Seijirô, y heredero de su imperio financiero. Ippei, que vive acostumbrado a alto standing, es envidiado por su brillante nivel académico y sus logros deportivos, pero él ha encaminado su carrera a deshacerse de sus rivales por medio de la violencia más directa. El personaje da su juego, sobre todo en este tipo de revistas, pero el autor parece que no sabe extraérselo fuera de lo meramente anecdótico, ni su dibujo tampoco parece adecuado a este tipo de historias.
En 1998 Fukuoka Yoshiho dirigió una miniserie para vídeo basada en el manga, protagonizada por Takeuchi Riki. En 2011 se rodó una serie de TV con Shônozaki Ken interpretando a Ippei.

7 comentarios:

  1. Te comentó que leí los dos primeros capítulos de Ore no Sora. En sí es un manga muy curioso y con una temática atípica con la que uno no se familiariza tanto porque parece que es la suma de varios géneros. Pese a eso deja un buen sabor al leerlo.

    Por un lado parece un manga adulto con un toque "romanticista" por no decir romántico amoroso; más bien un romanticismo en su argumento que recuerda esas novelas de folletín tipo Dumas o Feval sobre personajes altivos y casi perfectos, en este caso en una travesía importante de sus vidas dejando un amor en cada puerto. Por otro lado el componente adulto con nuestro heroe literariamente "romántico", inteligente, de familia importante, cortés, seductor y cuasi-perfecto, buscando su amor definitivo siendo que cada vez coge experiencia en el tema sexual en el cuál se expresa de una manera muy "naif" como típico de los mangas de aquella época. Por último el tema juvenil con las peleas callejeras y la inclusión de temás sociales y políticos actuales en el contexto de estudiantes de preparatoria, acompañados de un grafismo no muy elaborado pero que es bastante asequible evitando la densidad y un correcto manejo de la acción.

    La verdad me dejó con ganas aunque el dibujo no esté todavía tan pulido, pero es que hablamos de los 70. y Motomiya no es Kojima o Ikegami. Fué muy grato leer esta pequeña muestra de Motomiya con su singular protagonista que con ese porte "heroico" en traje de preparatoria y haciendo entradas magistrales produce un sentimiento muy grato.

    P.S ¿Será que Jotaro Kujo de Jojo's Bizarre Adventure se base en nuestro imponente amigo Ippei?..recordar que la capa en este le da más carisma.

    Saludos Tocayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tocayo, después de un año, Motomiya es un autor carente de refinado en el dibujo, lo que para algunos es una ventaja y para otros una desgracia. Depende del género que toque, yo soy de los segundos. Este estilo puede tener su gracia pero no veo que cuaje en un comic "romanticista" como el que tú dices. Yo no he podido verlo pero la continuación me dejó sin ganas.

      Eliminar
    2. lo que llama atención de Motomiya es como maneja el tema del sexo a diferencia de otros autores de la época. Aunque continua con ciertos diálogos pueriles que muestran la intención del protagonista en cuestión, no muestra las típicas escenas de acceso carnal violento, del clásico "ecchi" manoseador o donde solo goza el hombre sino de una manera más natural y al mismo tiempo muy agradable donde la mujer realmente se ve que disfruta el placer sexual. Se observa todo más cercano y natural bajo nuestros parámetros.

      Aún así también es innegable el hecho de que Motomiya es un autor muy original, en sus series de temática diversa puede incluir el sexo, los combates a puño limpio y una mirada algo light pero interesante a los temas de actualidad y política. Todo ese coctel lo hace muy interesante para el aficionado al manga. Que lástima que falto pulir o equilibrar todo esos ingredientes para hacer una obra cumbre para que se hubiera catalogado como un rey del shounen, coasa que hubiera sido motivador verlo sin duda alguna.

      Eliminar
    3. Y por cierto tocayo...me seguí viendo algo de ore no sora aunque en Japonés y la verdad....

      ¡JA JA JA JA ese desparpajo de las historias para adultos de los 70 es desconcertante!..no sé si te gusta el género Otoko Roman (hombres aventureros en búsqueda del amor y la fortuna) pero es que la forma que muestran toda ese "desenfreno temático" en torno al sexo dentro del manga es graciosísimo.

      Ahora mis perspectivas de la obra de Motomiya se ven un poco cambiadas, es un autor que explota corrientes muy de moda pero tiene su tono interesante al mencionar sus temas contemporáneos. Ippei es algo medio molesto con el tema sexual y sus insinuaciones pero no actúa como el cretino "ecchi" de turno en las historias de manga habitaulessino que es todo un casanova con cierto estilo y a la vez es una muy buena persona que ayuda a quienes lo merecen Aunque tenga uno que asistir a episodios surrealistas La trama en sí gira a que Ippei busque una mujer ideal con quien casarse para así heredar el "zaibatsu" de su padre y describe sus aventuras amorosas y sexuales con las chicas que encuentra en su búsqueda contínua.

      El episodio surrealista que te menciono es donde es donde se encuentra con una especie de jovénes de correccional que lo desean para aplacar su ansia sexual (de acuerdo a lo que miré en las viñetas)y es "violado" por una gorda feísima. Luego del desagravio, entrena y se venga de ellas después de ..VENCERLAS A PUÑO LIMPIO Y DESNUDARLAS PARA DESPUÉS DARLES LATIGAZOS como se merecen por descarriadas, tu no sabes como me hizo reir esa parte...Ja ja ja!.

      Luego se enrolla con una oficial de policía que estaba ahí metida dentro del grupo y aunque lo bofetea por sus avances luego de que la hubiera derrotado en un torneo de kendo y la cuida de su mal estado, esta cede a sus encantos y nuestro héroe corona la cima con ella, eso sí su camino sigue y deja a su recién enamorada llorando la partida del joven aventurero con uniforme de preparatoria Japonesa mientras este reflexiona que no ha encontrado la chica con quien puede casarse y heredar el zaibatsu. A pesar de esto aparece con más fuerza una jovencita que hace al parecer de empleada en la mansión de su familia y puede ser la prometida de Ippei a pesar de su temperamento y actitud torpe y descuidada.

      Me gusta comentarte lo que leo porque es una lástima que el estilo de estas historias no son para difundirse en occidente pero sin duda encanta que no haya tanta artificiosidad argumental y nudos a la historia. Gusta ese caracter naif, tanto atrevimiento ingenuo..las historias de manga de antes de los 90 tienen su tono encantador sin duda.

      Eliminar
    4. "Ore no Sora" tuvo mucho éxito en su país y es lógico que te atraiga a tí también. Pero como yo no soy muy aficionado a Motomiya, no empatizo con sus personajes ni tampoco con su sentido del humor, que me distancia de sus trabajos.

      Eliminar
    5. Y bien, terminado de leer Ore no Sora:

      Te puedo entender porque no te guste tanto Motomiya...sus salidas de cabeza cuando hace las historias donde la lógica mínima que debe existir en el manga cuesta aparecer, el humor a veces pasado de pinzas (y hasta de gusto dudoso) al igual que la historia y demasiada anarquía (en las reseñas que pones se nota que le desarrollas aversión por eso). Pero es que eso reside el encanto del autor en esa época aunque pienso que con Salary Man Kintaro se haya equilibrado.

      Gusta de ver que Ippei no cae en los estereotipos actuales del chico pervertido, hombre estoico o indeciso y débil entre un harem de chicas, es muy humano y a la vez pese a tanta locura que hace perder credibilidad a la historia en momentos te llega a agradar. Es un personaje muy carismática que se hace un lugar en el mundo.

      Y con respecto a como acaba todo debo decir que me dejó con buen sabor de boca, todo termina de manera satisfactoria en cuanto al nudo principal. Hubiera querido que Ippei hubiera logrado su objetivo en cierta parte de la historia, (para algunos lectores Japoneses algo atrás) que se trunca por circunstancias duras y a la vez trágicas pero al menos todo pasa de manera más natural (al estilo de la obra) y no se puede uno quejar porque tiene que ver con la vida misma. Eso sí uno concluye que el inmovilismo de la sociedad Japonesa con su respectiva jerarquía de clases te llega a cansar.

      Tanta locura e imaginación en este manga me recuerda como trataba Ken Akamatsu al desarrollo de Love Hina pero claro hay que salvar las diferencias. Bueno no me extiendo más comentándote un autor tan ajeno a tus gustos (je je je) lo que si te digo es que en la gran mayoría de los casos estoy de acuerdo con tus valoraciones..me alegra que sigas explorando otros autores desconocidos.

      Saludos.

      Eliminar
    6. Y a mí me alegra que coincidamos obligatoriamente con todos nuestros autores favoritos, si no esto sería muy aburrido.

      Eliminar